viernes, 25 de enero de 2013

::Ajena::

Ajena a todo, a todos, pieza de un rompecabezas diferente, no encaja en este pequeño mundo que está a su alrededor.

Como un fantasma, tal vez menos que un fantasma, ¿por qué?, porque algunas personas creen en los fantasmas y eso hace que ellos existan, pero en ella ¿quién cree?…

Subestimada desde siempre, duele saberlo, más bien, duele aceptarlo…

Incomoda dentro de su espacio, ser sin poder ser, hablar cuidando cada palabra, actuar cuidando cada detalle, hacer lo que quiera tratando de no hacer más de la cuenta, ser ella sin poder serlo realmente…

Ser libre sin poder extender las alas, ser libre sin poder volar, ser libre sin poder decidir, ser libre y sin medida a dos pasos de la primera reja…

Cada gesto, cada mirada, cada sonrisa; cuidada, medida, planeada…

En un constante “no me di cuenta de que no estabas”, no poder huir en los libros, no poder refugiarse en sus pensamientos, no poder desahogarse con su almohada, no, no, no, no, no…

Con las ganas de hacer más, pero con la seguridad de ser menos…

Y las mismas preguntas rondando por su cabeza: ¿y ahora qué? ¿Y ahora quién? ¿Y ahora a dónde?... no lo sabe, pero necesita averiguarlo…

Ahora solo queda ella, un ella que tiene la mirada perdida, apagada, cansada, vencida; que guarda un rencor hacia ella misma y un miedo a su futuro que no comparte con nadie; aunque en un rincón del corazón, se encuentra la pequeña esperanza de encontrar una luz al final del túnel…

Solo queda ella, un poco más que nada...


...lunk...

miércoles, 9 de enero de 2013

::¿Sabes?::

¿Sabes?, Aún extraño esos momentos que nunca vivimos, tantos recuerdos que jamás escribimos. Sí, aún te extraño. Extraño nada y tanto de ti, tan poco de eso, que a veces me diste. Extraño una parte de mi, esa que se fue contigo.

No te voy a mentir, te extraño, te extraño como a nadie, pero... de extrañar no se vive. Extraño darme cuenta que tus recuerdos son lo único que me queda de ti. Pero también sé que podré olvidar eso que nunca fuimos y en el silencio perdido, me fumaré tu recuerdo olvidado.

Quisiera arrancarte de raíz, pero ya perdí la cuenta de todas esas veces que he dicho, que ya no te volveré recordar. Siempre me miento y a veces no me entiendo, sobre todo cuando digo algo diferente a lo que estoy sintiendo. Ahora, sé que todo aquello que nunca fuiste para mi, se queda de aquél lado, aquél que algunos llamamos pasado.

Tal vez también quisiera que cuando pasen los años me recuerdes, sonrías sin darte cuenta y que lo primero que quieras... sea volver a verme, porque sé muy bien que fue el adiós, quien se robó nuestra historia.

Solo me queda decirte que si por pura casualidad o por cosas del destino un día nos volvemos a encontrar, finjamos que antes no paso nada, a ver si vuelve a pasar, porque tu y yo tenemos unos recuerdos pendientes por terminar...

-Acción poética Colombia-

...lunk...