sábado, 30 de marzo de 2013

::Hueco en la panza::

Hace algunos días me compre el libro "La tregua" de Mario Benedetti y justamente hoy termine de leerlo; siempre he sentido una sensación extraña al terminar de leer un libro, como un sentimiento de despedida, como un adiós recién pronunciado.

Pero esta vez, con este libro fue diferente, fue más que un adiós, dejo también un nudo en la garganta, una tristeza profunda y un hueco en la panza.

Al principio pensé que era porque estuve deseando mucho tiempo poder leerlo, o porque me encanto el modo de escribir de Benedetti, o porque es el primer libro que leo de él o tantos pretexto que intente poner.

Y comprendí que el libro es especial porque me acompaño en momentos importantes y algo dolorosos, cuando mi familia se tambaleaba o volvían los rencores del pasado o sentía que volver a confiar en el amor no había sido una buena decisión; o también cuando la angustia y la frustración se asomaban a mi ventana o cuando la desesperación y soledad me jugaban malas pasadas y no había lugar donde ir ni persona con quien desahogarse, jalaba el pequeño libro de apenas 182 páginas y me escondía en un rincón o me sentaba en los escalones a leerlo y entonces me perdía entre sus paginas y la hermosa historia que me contaba.

Tal vez solo exagero, ¿qué cosas tan importantes pudieron pasar en solo tres días?, lo cierto es que pasaron, tan importantes y dolorosas que de no haber sido por el libro no sé cómo habría salido de eso.

Debo confesar que, al faltar unas veinte páginas para llega al final tuve una crisis, jaja sí una crisis, unos de esos famosos "sentimientos encontrados", los que aparecieron cuando quería seguir y seguir leyendo porque no podía parar  y deseaba saber cómo es que iba a terminar, y el otro cuando no quería seguir leyéndolo porque se iba a terminar y después qué iba a ser de mi.

Tal vez es cierto que tiendo a exagerar un poco las cosas, pero también es ciento que este libro es el que más he disfrutado en mi vida.

...lunk...

lunes, 25 de marzo de 2013

:: Bitácora de viaje: del día cero ::

Y segundos después de haber aceptado lo que sentía y haberme aventurado a las nuevas sensaciones y situaciones; me llene de miedos, preguntas, ansiedades, nerviosismo,pero también de emoción, alegría, felicidad y una inmensa sonrisa, sorpresivamente jamás apareció la idea de retractarme, ni el mínimo rastro de arrepentimiento...

Los demás lo notaron, era frecuentes las preguntas ¿qué tienes?, ¿pasa algo?, ¿te sientes bien?, y el grandioso comentario: últimamente estas muy feliz...


Confieso que si algo cambio yo no lo note, todos ven el fuego de la casa, menos los que están dentro...


Al decir sí, entregue todo, volví a confiar, volvió la emoción  volvió el brillo de los ojos, encontré la llave que cerraba mis puertas y las abrí; desempolve mis historias y recuerdos para compartirlos, abrí mi corazón y lo invite a pasar, me entregue porque pensé que merecía ser feliz...


Y lo más importante, comencé a escribir de él (por lo menos aceptando que hablaba de él), en cada letra, en cada palabra, en cada oración estaba él, tal vez la más grande prueba de ese sentimiento del corazón que yo puedo dar por el momento, lo hice inmortal...


Pero, algo cambio, algo pasó entre él y yo, algo que aún no sé nombrar; ¿qué fue?, no lo sé, tal vez solo me ahogo en mi vaso de agua preferido, el de hacer suposiciones sin fundamentos reales...


Una semana ha pasado y yo aún quiero confiar, aún guardo esperanza, veremos que pasa, si solo veo las cosas de fuera me tendría que conformar con lo que los demás me diga, quiero sentir y no solo escuchar lo que pasa...


...lunk...                                                                                                 III  

lunes, 18 de marzo de 2013

::Te elijo::

Y...

Decido creerte.
Decido que acepto el amor que me ofreces.
Decido que quiero ser feliz.
Decido que quiero una oportunidad.
Decido aceptar que te quiero.

¿Amor?, palabra fuerte, llena de sensaciones y sentimiento; aún no me atrevo a decirlo.

Te elijo como el protagonista de mi nueva historia, porque...
"Mi niña hermosa, aprovecha la oportunidad que la vida te brinda, disfrútala al máximo; ánimo, todos tenemos derecho a ser felices y si lo eres con él no lo pienses ya ni un minuto. Anda que la vida transcurre de prisa, conozcanse y sean felices".

...lunk...                                                                                                   II

domingo, 17 de marzo de 2013

::Tú::

Tengo que hablar de ti, necesito hablar de ti...

De cómo me puedes sin tocarme, de como me inquieta tu sola existencia, de cómo quiebra mi voluntad una sola de tus palabras.

¿Qué es?, no lo sé, lo que sé es que me desarmas, me pones vulnerables, abres todas mis puertas, incluso las que algún día creí cerradas a piedra y lodo.

Sé que te espero en silencio.
Sé que tu hola me ilumina la cara.
Sé que con tan solo hablar contigo mi mundo mejora,
Sé que sonrió como estúpida cuando dices que me quieres.
Sé que me sonrojo cuando me llamas "bonita", "princesa", "mi niña", "mi bella".
Sé que con ese "mi brujita linda" se despegan mis pies del sueño y comienzo a flotar.
Sé que al dormir repaso nuestras conversaciones y vuelvo a sonreír como estúpida.
Sé que al llamarme amor, se me hace un hueco en el estomago y siento mil mariposas revoloteando.
Sé que cuando dices que eres mío ya te siento parte de mi.
Sé que el día que me pediste permiso para entrar a mi corazón, ya hacia mucho tiempo que estabas dentro y no lo sabias.
Sé que cuando llegas mi corazón se acelera y si lo dejase, estoy segura iría a alcanzarte y jamás te soltaría ...

¿Qué es?, no lo sé...

Solo sé que tengo miedo, mucho miedo de las consecuencias de esto...

...lunk...                                                                                                   I      

sábado, 9 de marzo de 2013

::Sorpresivamente::

Y de repente, se me olvido pensar en ti, deje de extrañarte, deje de llamarte, deje de respirarte, deje de sentirte, deje de soñarte, deje de cantarte, deje de necesitarte...

Deje de... deje de amarte...


¿Ya no te amo?, estoy igual de sorprendida que tú (si es que alguna vez te enteras).


Ya no duele que no me notes.

Ya no duele que estés con alguien más.
Ya no duele que no te acuerdes de mi.
Ya no duele que no me ames.

Dejar de amar a quién nunca te amo y jamás se entero... suena raro pero eso paso.


Simplemente ¡ya no te amo!, logre, sin siquiera darme cuenta, dejar de hacerlo.


Aún no te olvido y no sé si algún día lo haga, fuiste la persona más importante de mi vida mucho tiempo, pero tranquilo, no voy a recaer en ti; aunque no busco olvidarte, estuviste, estas y estarás siempre en mis recuerdos, en esos que te ayudan a dormir por las noches, pero que al despertar se van sin más, sin dolor, sin sufrimiento, sin llanto, sin amor, sin nada, simplemente se van...


¿Feliz? O.o ¡no lo sé!, sorprendida sería la palabra adecuada, sorprendida, satisfecha y tal vez un poquito feliz.


...lunk...


miércoles, 6 de marzo de 2013

:: Nada pasa por que si::

Todo va bien, todo normal, todo tranquilo y de repente, de golpe llega a ti una imagen, una sensación, un nudo en la garganta y te confunde, no lo quiere creer, solo deseas que sea un mal sueño, una pesadilla pero con forme pasa el tiempo te das cuenta de que no es solo un sueño, sino un recuerdo, un aterrador recuerdo...

Te repites constantemente que no es cierto, que no pasó, que no fue, y cuando te vas resignando a que realmente pasó, llegas a pensar que tal vez es normal y que los demás también lo pasan, después te das cuenta de que no lo es, y crees que fue tu culpa, que de algún modo lo provocaste, te da vergüenza, no eres capaz de mirar a nadie a la cara, te apartas de la gente, te sientes mala, otra carga de culpa al dejar que pasará, te sientes el ser más despreciable del mundo porque no pudiste detenerlo, porque aunque no querías y te lastimaba no lograste que parara...


Después de toda esa culpa y vergüenza comienza la rabia, la frustración, el odiar a todo el mundo, el odiar a tu familia por dejar que pasara, el odiar a esa persona que te lastimo y deseas hacerle daño; al mismo tiempo comienzas a deprimirte, a pensar que tal vez sería mejor ya no vivir más para no sufrir con ese recuerdo y para darle un escarmiento a los que no te ayudaron y te dejaron sola en ese momento; y que no acudieron cuando te lastimaban y; que no te cuidaron cuando prometieron hacerlo, lloras, te duele, te consumes por dentro, preguntas todas las noches ¿por qué a mi?, deseas ya no despertar y lloras hasta quedarte dormida...


Con ese cumulo de sensaciones y esa revolución de sentimientos; como si fuera poco, llega el miedo, un miedo que te atrapa y te habla al oído, que poco a poco te va envolviendo y te va haciendo débil sin siquiera darte cuenta...


Pero, en medio de todo eso, aparece una rayo de cordura, uno de esperanza y un poco de consuelo; y no es que alguien venga con su varita mágica a desaparecer el dolor o a regresar el tiempo para evitar que todo eso pase, sino que tú misma te vas dando cuenta de que ¡no lo provocaste!, que ¡no fue tu culpa!, que los demás tienen la misma culpa que tú, osea ninguna, que las cosas pasan porque deben pasar, que no eres mala, que si bien no es "normal" lo que paso y que no esta bien y que fuiste una victima, pues pasó ¿por qué?, tal vez aún no lo descubras y nunca lo hagas, pero que delante tuyo tienes dos opciones...


La primer opción es hacerte la "víctima", (en el mal sentido de la palabra), sufrir, llorar, esconderte en un rincón, hacerte bolita y seguirte consumiendo y, claro, hacer sufrir a las personas que te quieren o  la segunda opción, que es enfrentar lo que pasó, no superarlo pero si aprender a vivir con ello, el no permitir que te siga hundiendo, el no permitir que esa persona te siga haciendo daño después de todo ese tiempo; el seguir teniendo sueños, metas, esperanzas, seguir caminando y soltar ese costalote de sentimientos negativos que llevas cargando...


Yo, elegí la segunda opción, avanzar, tal vez con pasos un poco temblorosos y algo desconfiados; y aún con un poco/mucho miedo, pero avanzar, ya no parar porque, como dicen, la vida no espera a nadie y no quiero volver el día de mañana y darme cuenta de que, por eso que alguna vez paso me detuve y arrepentirme el resto de mi vida, ya me lastimo una vez y por mucho tiempo, pero ya no lo voy a permitir; el recuerdo está ahí, vivo, latente, pero poco a poco deja de doler, aún no del todo pero ya duele menos...


¿Fácil? ¡no!, no lo es, al contrario, muchas veces solo deseas volver al principio y escapar, pero... si las cosas fueran fáciles cualquiera las haría, además el regresar y hacer lo mismo solo te lastima y te afecta a ti porque, si bien los que te rodean sufren contigo, el verdadero infierno y la batalla constante es contigo misma y con tus fantasmas...


Y, como lo dije hace un momento, cada vez duele menos...

Eres fuerte y tú puedes, nada pasa porque si..


...lunk...

lunes, 4 de marzo de 2013

::Ocio:: =P

Si fuera más guapa y un poco más lista, si fuera especial, si fuera de revista,
tendría el valor de abrir la puerta, cruzar el pasillo, entrar a tu oficina y preguntarte ¿quién eres?...

Te sientas enfrente y ni te imaginas que llevo por ti mi blusa más bonita

y al escucharte hablar y lanzar una carcajada a los demás se inundan mis pupilas...

De pronto me miras, te miro y sonríes; yo te sonrió y aparto la vista, apenas respiro, me hago pequeñita y decido escapar...


Y así pasan tres días, de lunes a miércoles, como las golondrinas del poema de Becquer , de oficina en oficina, de frente tú y yo va y viene el silencio...


y... ya, vaya forma de destruir una canción =D


jaja... debo dejar de tomar esas pastillas =P


...lunk...